Sílabas tonales alternativas: un complemento para el Do fijo

A lo largo de los más de dos años de vida de este blog y en los diferentes cursos y talleres donde he explicado cómo se pueden usar sílabas tonales alternativas para aplicar la metodología Gordon donde el sistema mayoritario es el Do fijo, he encontrado mucha aceptación de la idea de las sílabas nuevas. En esta entrada espero animar a los que todavía estén dudando en aplicarlas, sea por desconocimiento sobre cómo hacerlo o por miedo a probar algo fuera de lo habitual y comunmente aceptado, o quizás por (hay que reconocerlo) un poco de pereza de meterse con algo nuevo y desconocido, combinado con la falta de tiempo para ponerse a la obra. Posiblemente algunos, también, asocian la metodología Gordon con un cambio total de sistema musical, con algo un poco abrumador.

Este último punto – tener que adoptar un sistema musical diferente (el Do móvil) – es, justamente, la razón por la cual desarrollé las sílabas tonales alternativas. Es muy difícil que se extienda la metodología Gordon entre los que usan el Do fijo si esto requiere adoptar un sistema musical foráneo. En cambio, con las sílabas alternativas se puede seguir con el Do fijo y a la vez ganar una nueva herramienta para desarrollar la comprensión musical sin que el alumno tenga que pasar primero por un aprendizaje largo y teórico (lo que debería ser el último paso, según la secuencia de Gordon).  La sílabas alternativas permiten seguir utilizando los nombres de las notas de toda la vida – Do sigue siendo Do y no hace falta pasar a usar letras para las notas. Hacen accessible desde muy temprana edad el conocimiento de la relaciones tonales y permiten acercarse a los modos de manera natural y sencilla.

Aunque para el profesor las sílabas sean nuevas y tenga que hacer un pequeño esfuerzo para aprenderlas, los alumnos las aceptan sin problemas a la hora de nombrar las funciones tonales – su adaptación y utilidad son inmediatas. Al contrario de los números, las sílabas no presentan inconvenientes para los alumnos más pequeños, para quienes los números requieren un esfuerzo mental y les pueden causar confusión.

Lo único que hace falta para aplicar la metodología Gordon sin abandonar el Do fijo es que el profesor aprenda siete sílabas (correspondientes a los grados de la escala mayor): TO-KE-NI-SA-LO-NA-TI, más LE, la sensible del menor armónico. Tienen las mismas vocales que las tradicionales DO-RE-MI, sólo cambian las consonantes. Ni siquiera hace falta dedicarles tiempo en exclusivo: son una buena excusa para cantar en la ducha, organizando la cocina, haciendo la cama, paseando… No hace falta aprender a solfear con ellas: para comenzar, solo hay que aprender de oído unos cuantos patrones de tónica y dominante; al principio es como aprender la letra de una canción que al principio no entendemos; poco a poco las sílabas van adquiriendo significado. Si de oído no tenemos claro los diferentes patrones, nos ayudamos con el instrumento – es probable que acabemos desarrollando nosotros mismos nuestro oído musical, aquello que nunca nos ayudaron a desarrollar cuando estudiábamos.

Para incorporar las sílabas a las clases, recomiendo probarlas primero con solo un alumno o grupo, como una actividad más. Un dia se canta una canción sencilla en mayor y aprenden a reconocer y cantar la nota de reposo (sin sílaba). Otro dia, lo mismo con una canción en menor. Se cantan unos cuantos patrones de tónica y dominante sin usar las sílabas, un dia en mayor, otro día en menor (el profesor canta, los alumnos imitan – algunas veces juntos, otras individualmente con el profesor, otras solos). Otro día, de nuevo la canción en mayor y se canta “TO” para la nota de reposo. Otro día, la canción en menor y se canta “NA” para la nota de reposo. Y poco a poco se van poniendo sílabas a los patrones que se han cantado anteriormente. Todo sin explicaciones – no hacen falta. Más adelante, cuando se han cantado bastantes patrones con sílabas, se identifican los que son una combinación de TO-NI-LO como patrones de tónica en mayor, y cualquier combinación de LO-TI-KE-SA como dominante en mayor. Y así, con toda naturalidad. El profesor no tiene que saber muchos patrones para comenzar a enseñarlos –  con una pequeña serie basta: sobre la marcha se van aprendiendo más.

Para profundizar en la metodología Gordon es recomendable asistir a los cursos sobre Music Learning Theory que organiza el IGEME en España (y últimamente en algunos países latinoamericanos), donde se enseñan los conceptos de MLT de manera clara y exhaustiva. En ellos se emplea el Do móvil, pero los principios y procedimientos son idénticos que con las sílabas alternativas. En este blog voy explicando las ideas de Gordon y los conceptos de la MLT además de cómo utilizar las sílabas tonales y otros recursos para que cualquiera que tenga interés pueda empezar a aplicarlos. Me gustaría poder recomendar libros en castellano sobre el uso de las sílabas tonales, pero actualmente me temo que no hay – el libro de Marilyn Lowe Music Moves for Piano (libro del alumno I) está traducido pero no publicado y de momento no conozco ninguna traducción de la obra de Edwin Gordon. En un futuro el IGEME tiene previsto elaborar materiales pedagógicos para la clase de instrumento – esperemos que sea pronto (ya ha publicado material para educación musical temprana).

Hasta entonces voy procurando plasmar aquí las ideas de Gordon con la esperanza de que los que tenéis interés en aplicar MLT pero estáis acostumbrados al Do fijo, os animéis a probar las sílabas alternativas. No causan ninguna confusión en los alumnos, no les obligan a cambiar de “chip”; lo que aprendan con ellas les servirá para siempre aunque no sigan con ellas, y no entran en conflicto con lo que enseñe otro profesor – no hay nada que perder y todo para ganar: una comprensión profunda del funcionamiento de la música. Si las probáis veréis que los resultados son impresionantes, seguro que os sentiréis con más ganas de seguir en la misma dirección: el alumno pronto será capaz de crear líneas de bajo y acompañamientos, a improvisar y a comprender la música. A la hora de leer, podrá cantar una partitura y llegarà a interpretar con musicalidad.

Si uno entiende los conceptos que explico en este blog y tiene una idea de lo que quiere conseguir con sus alumnos, su propia creatividad le guiará en cómo introducir las sílabas tonales (y rítmicas) como un elemento más de la clase – no hacen falta grandes cambios ni tampoco ningún método en particular, con tal de entender los principios de la MLT. El mayor cambio en las clase es de prioridades: dar prioridad a la formación musical completa del alumno, desde el primer día, en lugar de dedicarse en exclusiva a enseñar la lectura musical sin una comprensión profunda de lo que se está interpretando. Solo hay que tener en cuenta que todo el trabajo que se hace con las sílabas se debe hacer primero sin ellas, con sílabas neutras, en actividades donde los alumnos imitan patrones. Siempre hay que tener en cuenta los ocho pasos del aprendizaje musical.

Proximamente publicaré otra entrada con más detalles sobre cómo trabajar los patrones tonales. Tengo la intención de colgar vídeos de las actividades con mis alumnos para mostrar cómo se hace en la práctica (para el procedimiento preliminar de aprendizaje del concepto de la nota de reposo – sin sílabas – recomiendo el vídeo de la web de Music Moves for Piano de Marilyn Lowe). Mientras tanto, para saber más sobre cómo se usan las sílabas, os recomiendo clicar aquí. Con esta entrada os quiero animar a probar las sílabas tonales alternativas y a contarme vuestras experiencias, dudas, preguntas y sugerencias. Ánimos y ¡a probar! A través de los comentarios (hay que clicar en el globito a la derecha del título de la entrada) me podéis hacer llegar vuestras preguntas y haré lo posible para aclarar vuestras dudas. O, si se prefiere se puede contactar conmigo en kraymond@oidomusical.com. Si trabajáis en un centro y tenéis interés en un taller sobre el uso de las sílabas alternativas, estaría encantada de explicaros en persona cómo usarlas.