“Audiation”: pensar música con comprensión

Cuando pensamos, según cada persona y su situación, lo hacemos de varias maneras. Normalmente lo hacemos asociando nuestras ideas a palabras (en las personas que hablan más de un idioma los pensamientos pueden cambiar de idioma según el tema que les ocupa o según su entorno). Pero también pensamos, a veces, en imágenes: los recuerdos suelen presentarse de esta forma, o incluso en forma de olores o sensaciones táctiles. Lo que no se tiene tan en cuenta es que también pensamos “en música”. Igual que “vemos” mentalmente una imagen o pensamos con palabras de un idioma u otro, también “oímos” sonidos musicales sin que esten presentes y sentimos ritmos sin que haya tambores cerca. Todos nacemos con esta capacidad.

Edwin Gordon creó la palabra “audiation” para referirse al proceso mental mediante el cual podemos no sólo percibir sino comprender la música sin estar escuchándola físicamente en ese momento. Es más que el simple hecho de oír notas en nuestras cabezas, es entenderlas y poder crear nuevas ideas musicales mentalmente, igual que pensamos ideas con palabras. Para Gordon, la educación musical debe basarse en enseñar a comprender la música que oímos y crear con criterio nuevas ideas musicales mentalmente. En este sentido habla de desarrollar la “audiation“, o el pensamiento musical.

En el proceso de aprender a hablar, incluso teniendo vocabulario, hay que saber combinar con criterio las palabras para expresar bien una idea. Somos cultos cuando llegamos a comprender y apreciar el arte con que algunos expresan con palabras las ideas; y si lo hacemos bien, nos consideran poetas, escritores o filósofos. La clave aquí es idea, un pensamiento – un proceso mental cuyo “material” son las palabras. Cuando decimos “pensar” solemos referirnos a esto; si pensamos con criterio, comprendemos y nos expresamos bien.

Existe este mismo proceso en la música, pero no tenemos una palabra para nombrarlo. Tampoco existía en inglés, y por eso Gordon inventó la palabra “audiation”. Pensamientos – ideas – cuyo “material” son sonidos musicales: cognición o pensamiento musical. A veces recurro al término “oído musical“, porque algo tiene que ver con el oído, más bien el oído “interior”, aunque el sentido en que lo uso se aleja de la aceptación popular que suele referirse a la capacidad de identificar notas al escucharlas. Algunas veces se dice “escuchar interiormente”, pero, así como las ideas son mucho más que los sonidos de la palabras que las conforman, no basta con escuchar interiormente las notas: hay que darles significado, comprenderlas musicalmente. Esto es “audiation” y es la base de la comunicación musical.

¿Cómo no basar la educación musical en desarrollar el pensamiento musical? En distinguir auditívamente métricas, funciones rítmicas, modos, funciones tonales, comprender mediante el movimiento corporal los elementos dinámicos, de tempo, de articulación, de expresión – todo esto es lo que conforma nuestro pensamiento musical, y una persona que no distingue auditívamente estos elementos difícilmente podrá expresarse musicalmente con fluidez ni comprender el significado de una partitura musical más allá de lo puramente teórico.

La capacidad de desarrollar el pensamiento musical está en su punto más álgido al nacer, y conforme pasan los años esta capacidad se va disminuyendo si no recibe suficiente estímulo musical. Actualmente no parecería haber falta de estímulo musical con la música grabada presente en casi todos los ámbitos, pero Gordon advierte de que el verdadero estímulo musical viene principalmente de la voz humana en vivo y en directo en el entorno del niño.

Para desarrollar su pensamiento musical, es importante que los recien nacidos y niños pequeños experimenten una “inmersión” musical parecida a la que experimentan con el lenguaje, y que la educación musical posterior esté enfocada a aprender a distinguir, identificar (primero auditivamente y luego verbalmente) y utilizar creativamente los elementos musicales más básicos. Esto es lo primordial. Una vez conseguido esto llega el momento de reconocer lo aprendido en una partitura, porque ¿enseñaríamos a leer y escribir a un niño que todavía no sabe hablar?

 

 

 

 

 

2 thoughts on ““Audiation”: pensar música con comprensión

  1. Como podría profundizar en el tema del do movil. Es un tema q me interesa mucho pero me resulta complicado. En que libro podría encontrar sobre ese tema?

  2. Hola Edurne, personalmente no conozco un libro en castellano que profundice en este tema de manera específica (hay alguna información en internet, pero muy resumida); es posible que en algún libro del método Kodaly o de Irineu Segarra (un método basado en Kodaly que se usa en algunas escuelas de música aquí en Catalunya) o Orff encuentres la información que buscas. Los libros en inglés tienden a dar por hecho que ya se está familiarizado con el sistema del do móvil (ahí se encuentran, más bien, explicaciones sobre el do fijo para los no familiarizados). Para los que están muy acostumbradas al do fijo, el uso del do móvil puede ser muy confuso – de ahí uno de los temas recurrentes en este blog. Para estas personas puede ser más fácil acercarse al entrenamiento del oído relativo o a través del sistema numérico para los grados de la escala (sistema que en mi opinión tiene ciertas inconveniencias, como explico en otras entradas de este blog) o con las sílabas tonales alternativas, que también explico aquí y que encuentro muy útiles. Si tienes una pregunta específica sobre el do móvil, estaría encantada de intentar responderla, sea dentro de un comentario o mediante una entrada sobre el tema. También me puedes contactar a través del correo electrónico a kraymond@oidomusical.com. Suerte!

El diálogo fomenta las ideas: os invito a comentar!