Teoría del aprendizaje musical (Music Learning Theory)

Breve resumen de las ideas básicas

Primero de todo, la Teoría del aprendizaje musical (Music Learning Theory, o MLT) realmente no es un método de enseñanza sino una base de conocimiento sobre cómo aprendemos música. Su autor, Edwin Gordon, apoyándose en años de investigacion, propone herramientas que pueden adaptarse a cualquier método para ayudar a los alumnos a desarrollar al máximo sus aptitudes musicales. Comparte filosofía con Suzuki, Dalcroze, Willems y otros al considerar la lectura y la teoría como los últimos pasos del aprendizaje, pero Gordon va un paso más allá y propone una secuenciación del aprendizaje de acuerdo con cómo el cerebro percibe y aprende música. Los puntos más importantes para Gordon son:

  • 1) Para expresarse, sea hablando o con música, se necesita primero un vocabulario, aunque sea rudimentario.
  • 2) El cerebro percibe grupos de significado:  motivos tonales y rítmicos, no notas individuales.
  • 3) El cerebro aprende cosas nuevas – sean palabras o fragmentos musicales – dentro de un contexto (este contexto lo da la música de cada cultura: la nuestra está basada en la tonalidad).
  • 4) El cerebro percibe lo que es una cosa mediante el contraste con aquello que no es.
  • 5) La música es sonido y movimiento, por lo tanto el aprendizaje debe basarse primero en lo auditivo y en el movimiento del cuerpo.
  • 6) El cerebro aprende fijándose primero en la totalidad, luego en las partes, y después otra vez en la totalidad.

De aquí que Gordon propone:

  • 1) Como primer paso, construir un “vocabulario” musical formado, por un lado, por una multitud de canciones en tonalidades y modos diversos, y por otro, por patrones rítmicos y tonales. Los patrones tonales son pequeños grupos de dos a cuatro notas, sin ritmo, pertenecientes a una misma función tonal (tónica, dominante, etc.), mientras que los rítmicos se dan siempre dentro del contexto de una métrica en concreto (Gordon reserva el término “patrón melódico” para cuando se combinan notas y ritmo). A la vez, construir también otro tipo de “vocabulario” consistente en las diferentes maneras de moverse y sentir el espacio que nos rodea; esto es fundamental para entender el fluir de la música, la expresión y, por supuesto, el ritmo.
  • 2) Aprender a reconocer auditivamente diversos tipos de patrones mediante el contraste con otros diferentes (contrastar mayor y menor, binario y ternario, por ejemplo).
  • 3) Una vez adquirida la habilidad de reconocer auditivamente las diferentes combinaciones de notas, darles nombre mediante el uso de sílabas tonales; y de la misma manera, dar nombre a las diferentes funciones rítmicas reconocidas (Gordon las clasifica como macropulso, micropulso y división, entre otras) mediante el uso de sílabas rítmicas. Poner nombres a las cosas nos permite reflexionar sobre ellas; esto aumenta de manera importante la cantidad de cosas que podemos recordar. Tanto las sílabas tonales como las rítmicas dan nombre a lo que percibimos dentro de un contexto tonal o rítmico, en lugar de referirse a símbolos de la música escrita, como lo hacen los valores rítmicos, o a sonidos sin contexto, como lo hacen los nombres de notas. Las sílabas nos permiten nombrar y recordar patrones que luego reconocemos en la música que oímos. Los nombres tradicionales de las notas y de los valores rítmicos son necesarios, pero son el equivalente de las letras de un idioma, que únicamente cobran significado cuando se combinan unas con otras. Al combinarse las notas, estas adquieren un significado dentro de un contexto tonal o métrica: las sílabas nos permiten reconocer los significados de estos grupos aunque las notas que los forman cambien según la tonalidad.
  • 4) Utilizar el procedimiento totalidad-partes-totalidad en las actividades de clase.

En realidad, la MLT no pretende ser algo novedoso, sino una manera de estructurar la educación musical de acuerdo con cómo el ser humano siempre ha aprendido música, con la ayuda añadida de alguna herramienta nueva. Estas ideas son aplicables tanto en la clase de música o lenguaje musical como en la de instrumento, recordando siempre que, sea la clase que sea, cantar y moverse es fundamental.

Podéis clicar aquí para una explicación más detallada de los principales conceptos de la MLT.

4 thoughts on “Teoría del aprendizaje musical (Music Learning Theory)

  1. EXTRAORDINARIO!!!! Soy docente de Inicial y estoy preparando mi Proyecto de tesis, que tiene que ver con la Influencia de la Música en el desarrollo de la Motricidad Gruesa en los niños de 5 años y por tanto esta información me resulta sumamente útil. Además, estoy feliz porque gran parte de lo leído lo aplicaré en casa con mi nieta de 6 años, pues ella es una música innata… Esa niña gusta de la música, compone, crea canciones aun cuando todavía no sabe tocar ningún instrumento. Ella gusta y disfruta de crear sonidos con cualquier objeto; le acabo de comprar una guitarra que es lo que ella anhelaba tener (por ahora, pues también ama el cajón, la trompeta y el piano) y antes de ponerla en alguna escuela de música desde este verano, yo misma la prepararé para “sentir” la música… Ya anoté diversas estrategias que sé me resultarán sumamente útiles. gracias!!!!!!

  2. Muchas gracias por tu comentario, Teresa. Siempre agradezco comentarios y preguntas – para no sentir que estoy hablando con la pared! Me alegro que hayas encontrado útil mi blog.Te felicito por tu nieta tan musical!

  3. Buenos Días, Soy músico, y empecé a trabajar con niños bajo la pedagogía Reggio Emilia, me interesan todos estos temas.
    Muchisimas gracias por compartir estos materiales.

  4. Gracias por tu comentario, Camilo. Espero que Music Learning Theory te sea tan útil en tu trabajo como lo ha sido para mí. Si tienes cualquier pregunta, no dudes en comentar de nuevo o contactar.

El diálogo fomenta las ideas: os invito a comentar!